Me gusta...el squash.

lunes, 25 de mayo de 2009

ME GUSTA

Llevo una temporada larga jugando al squash, un amigo me metió el gusanillo y ahora suelo ir a jugar con mi cuñado...cuando el esta libre, ya que él es un deportista nato, yo en cambio soy un no-nato para el deporte.

En los primeros partidos era malísimo, pero es algo lógico y con el tiempo he mejorado y ahora soy peor (¡qué importante es avanzar en la vida...aunque sea hacia el lado equivocado). Pero como bien dijo alguien que no debió de ganar nada en la vida..."lo importante es participar".

Si quitamos los dolores del día siguiente, después de practicar ejercicio me siento muy bien, me siento más activo (aunque creo que esto es por el exceso de azúcar del Acuarius que me he bebido entre partido perdido y partido perdido) con más ganas de hacer cosas. Por ejemplo me entran ganas de tumbarme en la cama, ganas de tumbarme en el sofá, ganas de tumbarme en el suelo todos esas acciones con un objetivo común: quejarme de mis agujetas.

Pero si algo me caracteriza es que sigo perdiendo con la ilusión de un principante.

NO ME GUSTA

No crean que en el squash, lo único que pierdo son partidos, además pierdo:

- Tiempo: Una hora, concretamente, desde que entro en la pista hasta que salgo.
- Dinero: Lo que me cuesta el polideportivo.
- Peso...bueno esto si me gusta perderlo.

...creo que además ahora voy a perder los dientes. Dibujito, ¡con la cara no!

4 comentarios: