Me gustan...mis heridas de guerra.

lunes, 4 de mayo de 2009

ME GUSTA

Es difícil tener heridas de guerra sin estar en una. La realidad es que no soy soldado, es más, ni siquiera hice la mili (tuve la suerte de que la universidad me duro lo suficiente para librarme) solo puedo decir que soy soldado en la batalla del amor.

Entonces...¿A que me refiero con lo de "heridas de guerra"?. Cuando el otro día conté la cicatriz que tengo por culpa del patinaje sobre hielo...concretamente del patinaje de mi barbilla sobre el hielo, hice un breve recuento de las cicatrices que tengo y cada una tiene su pequeña y dolorosa historia. Tengo suerte y casi todas están en la cara con lo que no tengo que esforzarme mucho en contar. Vamos a ello:

  1. La mencionada cicatriz en la barbilla, con 6 puntos.

  2. En la ceja derecha tengo otra cicatriz. Motivo...creo que fue un primo que me lanzo un camión metálico de juguete y yo tuve la fantástica idea de pararlo con la frente. No recuerdo cuantos puntos me dieron pero si no lo recuerdo no es a causa del golpe...creo.

  3. Se conoce que la otra ceja tenía envidia y un día corriendo por casa acabé con mi cara contra la pared. El caso es que las gafas no eran tan resistentes como mi cabeza y me provocaron otra brecha...creo que esta fueron cuatro puntos. Ahora llevo gafas con patillas flexibles...por si acaso.

  4. Vamos a finalizar con las cicatrices de la cara con una cicatriz que tengo en el labio. La razón...nunca, nunca intentéis caeros sobre un bidé.

  5. La última está en el dedo índice de mi mano derecha y fue a causa de que la estupidez humana no tiene fronteras, o más concretamente, mi estupidez. En un arrebato de valentía introduje el anteriormente mencionado dedo entre la cadena de la bici y el plato de la misma. Esta cicatriz me duele solo de pensarlo.
A pesar de todo esto he tenido la fortuna de que los que han tenido que coserme a lo largo de mis 30 años han sido los Vitorio y Lucchino de la medicina y me han dejado mejor que bien.

Otro motivo por el que me gustan las cicatrices es que Harrison Ford con su cicatriz en la barbilla ha sido considerado durante muchos años como un hombre sexy...y yo tengo cinco por lo que por una razón matemática soy muchísimo más sexy.

NO ME GUSTA

...otro con muchas más cicatrices y no tan sexy es Frankenstein y claro que te comparen con el Sr. Ford (el actor, no el fabricante de automóviles) está bien, pero con Frankenstein...

El caso es que Frankenstein y yo llevamos unas vidas paralelas...(esta Frankenstein y estoy yo; está La novia de Frankenstein... y yo tengo novia...; está El hijo de Frankenstein... y yo tengo un hijo....). Al final voy a tener que pedir derechos de autor.

No recuerdo que Frankenstein llevará gafas. ¿Quién será?

4 comentarios: