Me gusta... que me reconozcan

viernes, 14 de noviembre de 2008

ME GUSTA

La verdad que no he hecho nada para que sea conocido, por lo menos nada que sea legal o que sea público. De modo que cuando me reconocen suele ser gente con la que he ido a clase o hemos sido compañeros de trabajo. Me ocurre que pierdo el contacto con la gente con mucha facilidad (es culpa de (la falta) mis dotes sociales), no soy muy dado a hablar por teléfono (nunca se que contar a alguien que no estoy viendo) lo de las web-cam lo dejaremos para un futuro próximo, lo de las cartas...ya no se estila, solo los románticos (bastante que escribo en dos blogs) y los mails...como todo el mundo los uso para reenviar tonterías que me envían. Conclusión, que pierdo contacto con la gente con la que he pasado muchas horas de clase y trabajo...y la mayoría me caen bien. Repito, la mayoría.

NO ME GUSTA

Me ha ocurrido unas cuantas veces que la gente me saluda con una alegría impropia para con un desconocido y es que se equivocan de persona normalmente han aceptado que se han equivocado inmediatamente, pero otras incluso han insistido en que yo era un conocido suyo. También hay conocidos que me han reconocido en sitios en los que no he estado, también es casualidad "para una vez que nos vemos y no estoy" pienso yo. He llegado a la conclusión de que tengo una cara muy común o muy vulgar, según se mire.

Todavía recuerdo cuando era empleado de banca, que no banquero (la diferencia reside en que el empleado de banca tiene que ir a trabajar y el banquero no tiene porqué) una clienta se me acercó y me dijo que me parecía a su marido pero lo que me preocupó de verdad es que luego se acercó la hija y también dijo que me parecía a su padre. Estuve unos días preocupado por si tenía una doble vida que no supiera o me habían lavado el cerebro como a Arnold Schwarzenegger (¡corcholis con el apellido!) en Desafió Total, con la diferencia que la mujer no era Sharon Stone.

Por fortuna para mi todos los que se me parecen son buena gente o por lo menos, hasta ahora, ningún falso yo me ha metido en un lío.

Resumiendo: Me reconocen, sí, pero porque se equivocan.

¿Quién seré yo?

2 comentarios: