Me gusta(ban)...mis ropas míticas.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

ME GUSTA

Supongo que todo el mundo tiene ropa que por alguna razón le trae buenos recuerdos o a las que le tenía un cariño especial.

Normalmente soy sobrio a la hora de elegir el vestuario que me va a acompañar por la vida (y también soy sobrio en el beber). Siempre elegante, pero es que Dios me trajo el mundo con la gracia del vestir y cualquier cosa me sienta fenomenal y no solo es por la prenda, la percha también influye.

Como mi novia lee el blog diré que, por supuesto, todo el merito es suyo, pero...en cuanto a prendas míticas solo puedo decir que fui yo el que las elegí, el que las llevé y el que triunfé con ellas. (En estos momentos mi novia estará pensando que menos mal que la conocí y me salvo porque...vaya pintas llevaba ¿verdad?. Yo no estoy de acuerdo...cuestión de gustos)

Recuerdo dos de estas prendas. Unas botas camperas con una hevilla metálica que tras mucho insistir conseguí que mis padres me compraran y que creo que todavía estarán guardadas en el trastero. Y una camisa verde...pero...verde Kriptonita....¡extraordinaria!

NO ME GUSTA

La camisa verde Kriptonita no era apropiada para alguien tímido y que quería pasar desapercibido y es que es muy difícil no ser el centro de atención cuando entrabas en un bar y la gente pensaba que habían encendido las luces (era muy, muy, muy verde).

Y que decir de mis queridas camperas, era ponérmelas y sentirme más guapo, más fuerte, más alto...(tenían algo de tacón), pero... ¡Qué capacidad de influir confianza tenían esas botas!. Yo creo que era el taconeo que te acompañaba mientras las llevabas...clonk, clonk, clonk...si hasta la gente se apartaba de mi lado. El caso es que esta confianza se acababa en cuanto oías....¡Qué te has dejado el caballo!...."¡Ignorantes de la moda!"-pensaba.

Da igual que la gente no pensará lo mismo, fueron unas fantásticas alternativas a mi armario y si la gente no lo veía así, será porque no saben de moda. He dicho.

Creo que he conseguido el verde de la camisa. ¡Qué elegancia!, ¡Qué porte!, ¡Qué brillo en los ojos!...y en la camisa

1 comentarios: