Me gusta(ría)...que no sufra...el cinturon.

miércoles, 11 de febrero de 2009

ME GUSTA

Se preguntarán como puede sufrir un cinturón. Para que lo comprendan, les diré como me he dado cuenta de este sufrimiento. Yo, necesite o no necesite, me pongo cinturón. Es una necesidad creada con los años, siempre en el mismo ojal. Ese ha sido el error, porque cierto día no muy lejano me fije y vi que mientras el resto de ojales eran circulares, el que yo uso era...ovalado. Me pregunte a que se podía deber y claro solo hay una fuerza que le afecte al ojal y esa es mi tripa en expansión. Aún así me negué a creer lo que cualquier CSI hubiera confirmado: "has engordado". Pero para mayor desgracia y mejor comprobación, mi apreciada hermana tuvo a bien regalarme el Wii Fit que, desde que lo tengo en casa, no se si pesa o si cada vez que alguien se sube le dice que ha engordado 100 gramos (que es lo que a mi me pasa)...no se como me puede pasar esto...que es eso que huelo...cordero en su jugo light...si me disculpan.

NO ME GUSTA

Los más avispados habrán discurrido los siguiente: si no me gusta que sufra el cinto...puedo abrocharlo en el siguiente ojal. Pero si hago esto el cinto estará más relajado, pero entonces íba a ser yo el que sufriera. No se lo digan a a nadie pero para el sufrimiento no soy nada egoísta, lo prefiero para otros. La alternativa que he encontrado no me gusta...los tirantes.

Creo que esta escena ya la he visto en algún lado

2 comentarios: